Saltear al contenido principal
La Maleta De Vacaciones

La maleta de vacaciones

Verse al espejo y reconocer una imagen armoniosa, amable y positiva no es solo para los días laborales o escenarios sociales. Nuestra buena presentación y cuidado personal, también hacen parte de nuestros días de descanso y de vacaciones. Sin duda, el look en estos días es diferente, lo cual no significa que dejemos de dedicar tiempo al cuidado de una imagen agradable y saludable en lo emocional y físico, que refleje armonía y coherencia entre lo que somos, hacemos, sentimos y proyectamos.

Estas últimas semanas me han preguntado por la mejor manera de viajar ligero sin olvidar el cuidado de nuestra presentación personal, pues para algunos vienen días de vacaciones y por ende, de visita a diferentes lugares, en algunos casos a clima cálido y en otros, a temperaturas más frías. Empezamos a empacar la maleta con todo lo que tenemos guardado para verano o invierno. Cuando llegamos a nuestro destino de descanso, nos damos cuenta que trajimos prendas que ya no nos ponemos, su estilo perteneció a otra época de nuestra vida, no están en el mejor estado, no sabemos cómo combinarlas, ya no se ajustan a nuestra talla, hacen parte de un mundo más informal como el de una piscina o una playa que no es el acorde para un contexto casual y urbano de tierra cálida, por ejemplo.

Y ahí llega la gran pregunta en plenas vacaciones, ¿qué me pongo? Contar con un buen descanso consiste en que todo fluya, y aunque antes no lo hubiéramos pensado, vestirse sin problemas hace parte de esa fluidez. Para eso, lo mejor es llevar una maleta liviana con las prendas que vamos a utilizar de verdad.

Primero, es óptimo destinar un buen tiempo para hacer la maleta y resolver un pequeño test:

1. ¿Qué tipo de vacaciones tomaré?
Playa, descanso, en un sitio natural.
Playa, descanso, en un hotel.
Clima cálido, en una casa o finca en un ambiente natural y privado.
Clima cálido, en una casa o finca en medio de una ciudad.
Camping en clima cálido.
Camping en clima frío.
Turismo en clima cálido
Turismo en clima frío
Descanso en clima frío.

2. ¿Cuántos días estaré?
5 días.
1 semana.
15 días.
20 días.
1 mes.

3. ¿Tendré alguna ocasión especial durante el tiempo de descanso?

4. ¿El contexto será elegante o natural?

Responder estas preguntas te darán la pauta para saber cuáles son los looks apropiados y cuántas prendas debes llevar.

Empezamos revisando cada una de las prendas que han estado guardadas con el fin de reconocer su estado. Es aconsejable que te midas aquellas que siguen siendo parte de tu estilo y te gustan, para saber si continúan siendo tu talla o de pronto es hora de mandarlas a entallar. En otros casos, pude ser una buena decisión donarlas, regalarlas o hacer una venta de garaje, siempre y cuando se encuentren en buen estado y las hayas mandado antes a la lavandería.

Luego, lo ideal es que cada prenda que lleves, la puedas combinar dos o máximo tres veces. Entonces con cada una, debemos armar dos o hasta tres looks de forma que cuentes con pintas completas para por lo menos el 80% del tiempo del descanso. Si repites algún look, estará bien.

Si tienes una ocasión especial, asegúrate de saber cuál será su contexto. Sin embargo, siempre es aconsejable empacar dos prendas combinables oscuras y sofisticadas que te funcionen para cualquier evento especial que se presente de imprevisto.

En cuanto a los zapatos, lo recomendable es llevar dos pares, es decir, los que te llevas puestos y los otros que van en la maleta. Lo ideal es que estos sean cómodos y de colores combinables, es decir, oscuros o neutros.

No olvides empacar siempre un buen botiquín y un frasco mediano con jabón de coco o suave para lavar aquellas prendas que lo necesitarán.

A continuación te comparto esta lista general de prendas para unas vacaciones de 15 días:

Un par de jeans: los que llevas puestos. Unos pantalones livianos, si viajas a clima cálido.
Un par de jeans negros si vas a clima templado o frío, pues sirven para diario o para algún evento en la noche combinados con una prenda más sofisticada en la parte superior y unos bonitos tacones, por ejemplo. Claro, todo depende del contexto del evento. Si lo conoces, lo ideal es que empaques el look apropiado para esa ocasión especial. Si se dio de imprevisto y definitivamente lo que llevas no funciona, la mejor opción será comprar el look, pensando en que te funcione para próximas oportunidades.
Cuatro pares de medias.
Cuatro calzones.
Tres brasieres.
Un par de tenis para caminar si tu viaje es de turismo. También puedes contar con unos botines cómodos si vas a clima templado o frío.
Si tus vacaciones son de descanso en clima cálido, te hospedarás en un hotel y visitarás la ciudad, lo mejor será llevar unas sandalias de tacón cómodo, que combinen con todos los looks y contar con otras más elegantes para la noche.
Una pañoleta que combine con todo.
Un cinturón que llevas puesto.
Para clima frío: una chaqueta y pañolón o bufanda.
Para clima cálido: un saco básico azul oscuro o de color neutro con una pashmina.

Si vas en avión, recuerda que también es importante viajar con el look apropiado y cómodo pensando en tu salud. De esto podré hablar en una próxima publicación.

Las siguientes dos listas también te ayudarán a que lleves lo apropiado. Cabe recordar que tu personalidad es la que marca el estilo de cada una de las siguientes prendas, pues una mujer natural no escogerá lo mismo que una llamativa, por ejemplo.

Los infaltables para clima frío:
Una chaqueta de invierno.
Unos botines cortos o largos.
Medias pantalón térmicas.
Guantes, gorro y bufanda.
Un pantalón grueso por ejemplo de pana o de jean que sea cómodo.
Una pequeña cartera de color neutro, que sea segura y las puedas usar cruzada para tener tus manos libres.

Los infaltables para clima cálido:
Un saco básico de botones color azul oscuro o neutro.
Una pashmina delgada combinable.
Un par de sandalias ojalá de tacón corrido, cuadrado o en punta según tu estilo, no muy altas que sean cómodas y combinen con todos tus looks.
Un vestido de baño.
Un par de sandalias o chanclas planas para la piscina o la playa.
Una manta, cartera de fique o similar, para llevar a la playa o la piscina.
Un pantalón de tela liviana.
Un par de shorts color básico o una falda corta, mediana o larga, según tu estilo, de color básico como el caqui.
Una cartera pequeña de color neutro, que sea segura y las puedas usar cruzada para tener tus manos libres.
Espero que con estos consejos tu próxima maleta de viaje pueda ser ligera y funcional!

Escrito por Juliana Gutiérrez De la Cuadra / Moda, Imagen y Estilo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *