Saltear al contenido principal
El Desafío De Vivir Una Vida Diferente

El desafío de vivir una vida diferente

Si es tu sueño, desafíate a hacerlo

Vengo de una familia en donde la tradición indica que estás en una buena situación económica, en un buen cargo y con una buena proyección profesional, si trabajas en una empresa grande o preferiblemente en una empresa del sector financiero, mi mayor desafío consiste en entrar a romper este gran paradigma, demostrarles que mi trabajo puede generar un gran impacto al cambiar la vida de las personas y es quizás mucho mayor al que podía generar a través de alguna de éstas empresas.

Los últimos meses de mi vida, los resume la palabra desafío, porque decidí tomar el camino de ser independiente y desarrollar competencias de una manera, y por supuesto, a un ritmo diferente, mis horarios se han modificado según como me siento más cómoda trabajando, practico deporte algo jamás antes visto, siento una conexión con Dios de manera inexplicable, disfruto estar en ese constante movimiento y sobre todo sentir una constante tranquilidad y serenidad que pensé que la había perdido hace mucho tiempo, esto es el lado genial de mi vida diferente.

Por otro lado, debo confesar que no ha sido fácil, pues también me he enfocado en poder crear los recursos por mí misma, mi ser creativo se ha despertado para poder responder ante mis responsabilidades económicas y de vida, cada experiencia me ha demostrado que quiero vivir para trabajar en lo que me apasiona, incurrir en la innovación, recursividad y cumplir mis sueños cada vez más tangibles.

Sin lugar a duda, el desafío no solo es ése, también está en aprender cosas nuevas y en crecer como profesional, apoyar a las personas sin olvidar a las empresas, recurrir al conocimiento como la perla más preciosa de éste camino y continuar con mis sueños los cuales en algún momento de mi vida los había postergado, tal vez hasta devaluado perdiendo mi propósito de vida.

El espectro de la realidad cambia plenamente al ser independiente, cómo tú contemplas la información del mundo, de cómo influyen tantas cosas en ella, adquieres conocimientos diferentes a los de tu formación académica y sobre todo aprendes cosas sobre ti mismo y del impacto que puedes generar en tu entorno y que omites estando dentro de un molde; sin lugar a duda, esta es una experiencia que ha cambiado mi vida y que no todas las personas están dispuestas a vivir, pues ser empleado no está mal, para nada mal, si esto permite que tu propósito de vida se cumpla, encuentras felicidad en las acciones que ejecutas en tu día a día y amas despertar cada día por cumplir tu misión en la organización en la que te encuentras.

Este artículo lo hice pensando en aquellos profesionales que temen tomar la decisión de optar por un camino diferente, pues considero que ser emprendedor es una opción que la vida te pone para que cumplas tus proyectos y propósito, soy creyente de que no todos estamos en el momento de hacerlo ni que todos vinimos para recorrer este camino, pues para las personas que sienten esta inclinación, el tiempo se hace largo y sentimos la necesidad de salir al mundo, crecer para llegar a la meta, pero no nos fijamos que la vida se nos va yendo e invertimos más del 50 por ciento de nuestro día en trabajar en solo una pequeña parte de la gran meta que tenemos; si tu caso, quiero decirte que te desafíes a hacerlo, es la mejor manera de disfrutar tu vida y de invertirla en tu proyecto de vida actual y futuro.

Siendo emprendedor, el tiempo que inviertes en tu trabajo aumenta, pero no es una tortura cuando es realmente lo que te apasiona y en dónde encuentras un sentido de vida, dónde realmente garantizas el cumplimiento de tus sueños inmediatos como una realidad y no como un imaginario lejano, disfrutas tu vida siendo autónoma de cómo invertir tu tiempo, eligiendo en donde aplicarlo y el fin productivo del mismo.

Quisiera que te preguntaras si todo lo que haces hoy, te está llevando a quién te imaginaste, al camino para disfrutar tu vida, a gozarte cada momento de tu trabajo, invirtiendo el recurso más valioso, tu vida.


Escrito por Laura Toro / Consultora en Gestión Humana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *